Orígenes HighScope®

Hablar del origen de HighScope implica referirnos al destacado Psicólogo de la Universidad de Oberlin, Ohio, USA, David Poncell Weikart, fundador de HighScope Educational Research Fundation. David Weikart, tuvo sus primeros acercamientos con la educación siendo muy joven, al trabajar durante los veranos en campamentos para adolescentes de la YMCA. Fue ahí donde descubrió su vocación pedagógica y comenzó a desarrollar sus primeras ideas innovadoras.

Luego, desarrolló un proyecto de campamentos de verano para jóvenes de distintas partes de Detroit, USA, junto a su señora Phillis y sus socios iniciales, John y Jane Salcau y Raymond e Ida Kingston, con quienes se embarcó en este emprendimiento. A principios del año 1963, deciden el nombre de HighScope para esta “aventura educativa”. “High”, representaría el nivel de aspiraciones y “Scope”, la amplitud de visión que esperaban alcanzar.

Las actividades que se desarrollaban en los campamentos eran sociales e intelectuales. A través de experiencias activas participativas de diversas áreas como: ciencias, matemática, arte, música, escritura, drama, baile, deporte, entre otras, los participantes desarrollaban al máximo sus talentos, autonomía e intelecto.

Weikart estaba preocupado por los repetidos fracasos que sufrían los estudiantes de Enseñanza Media (secundaria), procedentes de los vecindarios más pobres de Ypsilanti. Cada año los resultados de estos alumnos, sistematizados desde diversos test de coeficiente intelectual y rendimiento académico, eran peores. Derivado de esto Weikart comenzó a investigar las causas y buscó maneras de revertir esta tendencia. Sus investigaciones concluyeron que las bajas puntuaciones, eran el resultado de las limitadas oportunidades que los estudiantes tenían para obtener una adecuada preparación escolar. También concluyó que el bajo rendimiento en alumnos de educación media, estaba directamente relacionado con la asistencia a escuelas primarias de vecindarios pobres.

Por esta razón, decidió actuar con niños de 3 y 4 años e inició el desarrollo de un plan para niños en nivel preescolar en situación de riesgo con el nombre de “Proyecto Perry para Pre-escolar”. (link al proyecto Perry)

Se decidió la línea curricular para un plan efectivo en preescolar, definiendo tres criterios básicos:

1.- Una teoría consistente acerca de la enseñanza y el aprendizaje, debía guiar el proceso de elaboración.

2.- La teoría y la práctica del currículo, debían apoyar la capacidad de cada niño para desarrollar sus talentos y habilidades personales, al brindarle continuas oportunidades para que aprendiera activamente.

3.- Los profesores, investigadores y miembros del personal administrativo, debían trabajar conjuntamente en toda la elaboración del currículo, para garantizar que la teoría y la práctica recibiera la misma consideración.

Durante 1962, Weikart descubre la Teoría de Desarrollo, de Jean Piaget, a través de un libro llamado “Inteligencia y Experiencia” (1961) de McVicker Hunt`s, lo que marca un nuevo paso en el desarrollo del Proyecto Perry. El equipo de trabajo encontró en Piaget una teoría bien definida, que sería el soporte a su mirada del desarrollo del niño. Junto a ella, los aportes de las ideas progresistas de la educación postuladas por John Dewey, otorgaron a Weikart y a su equipo de investigación, una línea clara para desarrollar su enfoque.

A medida que el equipo trabajaba con los niños y sostenía reuniones diarias, se comenzó desarrollar la estructura básica del currículum, en la que se incluyeron dos grandes aportes: la importancia de la planificación en alumnos pequeños, de la destacada educadora Israelí Sara Smilansky´s, y la relevancia de la revisión, del profesor Robert Hess de la Universidad de Chicago. Con ellos, se dio forma al proceso de “Plan Do Review”, que pasó a ser el eje principal del proyecto.

Otro aspecto clave del programa, fue el de los padres de familia. En las visitas a los hogares (que en un comienzo eran todas las semanas), los profesores les proponían actividades acerca del aprendizaje y desarrollo infantil, haciéndolos reflexionar acerca del proceso escolar y logrando que los padres participaran de las tareas educativas.

Entre 1962 y 1970, se llevó a cabo la fase demostrativa del Proyecto Perry, siendo los resultados de los niños que participaron satisfactorios, en las pruebas que medían el coeficiente de inteligencia. Más tarde, cuando los alumnos cumplieron 10 años, ocurrió lo mismo con las pruebas de rendimiento escolar y, en los resultados posteriores, de las muestras tomadas a los participantes -la última muestra fue tomada el 2015, cuando los participantes cumplieron 50 años-, estos han arrojado diferencias significativas, que son muy favorables para el enfoque HighScope.

A lo largo de los años, los investigadores han puesto a prueba la validez del enfoque HighScope recogiendo datos longitudinales, tanto en el Proyecto Perry para la educación preescolar, como del proyecto de demostración del Currículo Preescolar HighScope. Las conclusiones principales, dan muestra que el planteamiento funciona, ya que los alumnos al participar de un aprendizaje activo, en una comunidad escolar que los apoya, desarrollan un sentido de la iniciativa y disposiciones pro sociales, que inciden positivamente en su aprendizaje subsiguiente y en sus posteriores decisiones de vida.

Fue así como en 1970, Weikart dejó las Escuelas Públicas de Ypsilanti, para crear la Fundación de Investigaciones Educativas HighScope, organización sin fines de lucro dedicada al desarrollo y promoción de programas y servicios educativos, con la convicción de que los niños-jóvenes pueden tener más posibilidades de éxito en la vida si son parte de programas educacionales de alta calidad. Sus principales funciones son:

• Desarrollar planes de estudio.

• Capacitar a profesores, educadores y monitores juveniles.

• Realizar investigaciones educacionales.

• Publicar programas y políticas de beneficio para los niños y jóvenes.

• Publicar textos, videos y material educativo.

Weikart y sus colaboradores centraron su atención en la educación Preescolar, la cual habían concebido e iniciado durante el Proyecto Perry. Sin embargo, con los años y hasta el día de hoy, la Fundación HighScope ha seguido desarrollando y ampliando su enfoque sobre aprendizaje activo para la educación básica y media.

Fue en este desarrollo y expansión que HighScope llegó a diferentes partes del mundo, realizando consultorías, exposiciones, desarrollando propuestas, y asesorando a gobiernos e instituciones de educación. A través del tiempo, se han desarrollado interesantes experiencias con este enfoque en diversos niveles.

Durante 58 años (1962-2020), la Fundación HighScope ha construido y creado un enfoque educacional que busca desarrollar una vida mejor para los niños, jóvenes y sus familias, del cual se han beneficiado miles de personas, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo.